«El sector de las artes escénicas se mantiene desestructurado y en precario, pero se ha reinventado»

Alicia Trueba trabajó en París durante once años en compañías como Nouvelle Compagnie Marcel Marceu, o Circo Les Noctambules. En 2009 regresaba a Santander para fundar un nuevo espacio de búsqueda y creación. El proyecto Café de las Artes Teatro nacía de la necesidad de realizar sus propias creaciones y montajes.

Y, tras el objetivo, crecieron los proyectos y el trabajo de investigación de actores y directores procedentes de distintas disciplinas artísticas y profesionales (teatro, danza, pintura, música, artes plásticas, circo, magia…) a fin de intervenir desde una perspectiva de intercambio y cooperación en diferentes contextos socioculturales. Pese a surgir en plena crisis, el Café de las Artes ha superado una década de activa labor y es una de las ‘marcas’ del Santander cultural. Ahora Alicia Trueba, fundadora y corresponsable del espacio escénico santanderino, es la nueva presidenta de Acepae, la Asociación Cántabra de Empresas Productoras de Artes Escénicas, colectivo que aglutina a catorce empresas teatrales cántabras.

-Más allá de la denominación, ¿cómo define a la Acepae y qué peso y significado tiene desde su creación?

-Es una asociación que reúne a los profesionales cántabros de las Artes Escénicas. Desde su creación ha vivido períodos de mucha actividad y muchas reivindicaciones y otros menos dinámicos, quizá por esta crisis que nos hizo centrarnos demasiado en nuestras dificultades individuales. En cualquier caso ahora comenzamos una nueva etapa con energía y con ganas de hacer cosas, de reestructuración interna, de organizarnos bien para seguir trabajando en el desarrollo y la dignificación del sector y en la visibilización de todo lo que hacemos las compañías y estructuras que estamos dentro.

-Es un colectivo de colectivos. ¿En una comunidad muy dada al individualismo, la propia existencia de un organismo así conlleva un reto o un desafío especial?

-Supongo que cada uno tendrá su propio conflicto interno entre lo individual y lo colectivo, pero creo que los que formamos parte de la Acepae tenemos claro que juntos tendremos más voz y llegaremos más lejos.

-Tras una trayectoria densa y el desarrollo de un proyecto sólido como el Café de las Artes, ¿por qué asume esta presidencia?

-Primero porque hace ya dos o tres años que algunos compañeros me lo propusieron y al comenzar esta nueva etapa lo volvieron a hacer. Los últimos dos años han sido especialmente intensos para el Café de las Artes y me era imposible comprometerme en más asuntos. Ahora sentí que podía hacerlo y que si mis compañeros confiaban en mí, era mi deber asumir este rol por una temporada.

-Catorce empresas pero desiguales y dispersas. ¿Caben muchos factores comunes bajo la etiqueta de colectivo?

-Caben muchos sí, y nos enfrentamos todos a problemáticas muy similares y al final, más grandes o más pequeñas, no somos tan desiguales creo yo. De hecho es un buen momento para que la asociación crezca, y creo que cuantos más seamos, mejor nos irá.

-Siguiendo la tríada clásica, señale tres objetivos, tres necesidades y otros tantos problemas desde la Acepae.

-Las necesidades y los objetivos se me mezclan.Digamos que para cumplir con los objetivos con los que se creó la asociación, la vertebración, el ordenamiento, el reconocimiento, la promoción y la difusión, es necesaria la estructuración interna. Esta es la tarea por la que hemos empezado desde la nueva Junta. Hay muchas cosas que se mueven desde miembros de la asociación y nadie se entera. Espero que en los próximos meses se empiece a ver el cambio.

-Santander Creativa ha sido esencial para crear un verdadero tejido cultural. Pero, ¿cómo mantener y crecer un corpus escénico estable?

-La Fundación ha apoyado mucho el tejido cultural y ha sido efectivamente una pieza clave en los últimos años, pero el corpus escénico no puede depender de una sola estructura. Se necesita trabajar con visión de conjunto, analizando lo que se ofrece y se propone desde cada institución para entender las necesidades del sector y cuáles deberían ser las obligaciones y las competencias de cada una.

-Es obvia y obligada la interrelación e interlocución con las administraciones municipales y autonómicas. ¿En qué piensa hacer hincapié, como presidenta, en este vínculo necesario pero poco agradecido?

-En la importancia de apoyar al sector profesional de Artes Escénicas, en el sentido de protegerlo y acompañarlo. En fortalecer el soporte a la creación cántabra. Quiero mirar hacia lo alto, hacia las ciudades y comunidades en las que creo que se están haciendo grandes cambios y que pueden servir de referencia para seguir creciendo. No hay nada malo en fijarse en modelos que funcionan e intentar adaptarlos a nuestra realidad

-¿Cómo es el público de Cantabria?

-No me gusta generalizar. lo que puedo decir es que el público en cualquier lugar de Europa hoy en día es una verdadera incógnita, se mueve por oleadas que a veces no llegamos a entender. Es un tema que aparece constantemente en encuentros, congresos y conferencias, y son muchos los proyectos que se crean para fomentar el estudio y la creación de nuevos públicos. Be SpecATCtive, del que nosotros formamos parte, es uno de ellos y obtuvo la máxima puntuación en la selección de Europa Creativa, lo que demuestra hasta qué punto es una prioridad y una preocupación

-¿Ha sido especialmente duro sobrevivir a la crisis?

-El Café de las Artes abrió sus puertas en junio del 2009 cuando empezaba la crisis, y nosotros no hemos conocido otra cosa. Pero en general creo que para el sector han sido tiempos muy difíciles, sí.

-¿No cree que se habla con ligereza de lugares comunes como ‘nuevos públicos’, ‘circuito estable’ y visibilidad?

-Además de hablar con ligereza, se toman decisiones con ligereza . La visibilidad no es un titular de prensa de un día. Los nuevos públicos y la estabilidad solo se consiguen a base de continuidad y esto se traduce en inversión. Las Artes Escénicas deben ser apoyadas siempre, no se puede apoyar un año y al año siguiente pasar a otra cosa, no son unos ‘grandes almacenes’, pertenecen a un ecosistema muy diferente que solo puede ser sostenible con el apoyo de un gobierno firme que apueste por los suyos y se enorgullezca de ello.

-¿Tras la Acepae hay una verdadera unión, o se funciona a golpe de intereses pasajeros y acuerdo de mínimos?

-Espero que en esta nueva etapa consigamos que los intereses al menos no sean pasajeros, y que el trabajo en común vaya forjando esa verdadera unión, que sería lo deseable.

-¿Qué evolución ha apreciado en el mundo al que ahora representa desde la presidencia?

-Hace 10 años el tejido independiente era muy incipiente y frágil, ahora las estructuras tienen más fuerza y cohesión, a pesar de que se mantiene un estado de precariedad. Es un sector que se ha movido, se ha reinventado y ha creado proyectos necesarios para la ciudad.

-¿Cuáles son las carencias principales del sector?

-Las bases, la falta de una verdadera política cultural, pues necesitamos crear un ambiente preparado en el cual se fortalezca el hecho cultural, indudablemente de la mano de la educación y de la participación ciudadana.

-¿Tan difícil es generar un circuito profesional?

-No es tan difícil, se necesita un presupuesto y un equipo profesionales y experimentados que lo gestione. Y espacios con unas condiciones técnicas dignas que conformen ese circuito. Sólo es una cuestión de determinación. Hay un inicio con la puesta en marcha de Cantabria Escena Pro que este año abre su segunda edición. Mi experiencia ha sido buena, esperamos que siga evolucionando hacia un verdadero circuito.

-Más de diez años del Café de las Artes. ¿Qué ha cambiado en este tiempo, tanto en lo positivo como en lo negativo?

-Han aparecido muchísimas actividades nuevas entre festivales, salas, escuelas, academias, pero el sector sigue desestructurado y las cosas se hacen a golpe de impulsos, improvisación. falta planificación y análisis del panorama real en nuestra comunidad.

-¿Son suficientemente visibles las artes escénicas?

-Tengo que ser crítica en esto. Es necesario que aumenten los presupuestos, se fortalezcan las capacidades del sector público, se entienda que el hecho escénico tiene que ser protegido, apoyado y difundido, para que las artes escénicas crezcan y sean verdaderamente visibles en nuestra sociedad.

GUILLERMO BALBONA, SANTANDER.

fuente: eldiariomontanes.es

Comments are closed.